Áreas
Temáticas

Conservación y uso sostenible de la biodiversidad

El área temática de Biodiversidad se centra en mejorar la sostenibilidad de los sistemas de áreas protegidas y en integrar la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica en paisajes y sectores productivos. Los proyectos del PPD abordan las amenazas a la biodiversidad de importancia mundial en todos los tipos de ecosistemas: áridos y semiáridos, bosques y montañas, costeros y marinos, de agua dulce y humedales.

Se aborda el uso sostenible de los productos de la biodiversidad, con especial énfasis en las prácticas sostenibles que no dañen la biodiversidad durante la realización de actividades que emplean recursos de este tipo, como la agricultura, la pesca, la silvicultura y el turismo.
También se apoya la distribución equitativa de los beneficios derivados del uso de los recursos biológicos, así como el respeto y la preservación de los conocimientos tradicionales.

Como enfoque eficaz para conservar la biodiversidad, el PPD ha concentrado sus esfuerzos en las zonas y territorios conservados por pueblos indígenas y comunidades (ICCA).

Cambio climático

Los efectos del cambio climático limitan los esfuerzos de desarrollo y afectan más severamente a la población vulnerable, que depende de los recursos naturales para su sustento.

En el área temática de cambio climático, El PPD apoya a las organizaciones comunitarias y no gubernamentales en facilitar el acceso a energía limpia, mejorar la eficiencia energética y las prácticas de uso de la tierra. Además de reducir las emisiones y lograr beneficios ambientales mundiales, las intervenciones en el tema de cambio climático ayudan a desarrollar capacidades de las comunidades locales y a mejorar sus medios de vida, fortaleciéndolas para volverse más resistentes a los eventos climáticos.

El apoyo a las tecnologías energéticas con bajas emisiones de carbono garantiza que las comunidades tengan acceso a fuentes de energía renovable, al mismo tiempo que mejoran la eficiencia energética. Estas tecnologías emplean fuentes de energía como la hidráulica, eólica, solar y la generada por la biomasa. También se generan proyectos de almacenamiento de carbono, tales como forestación, reforestación, e iniciativas de creación de compost